Anuncios en vídeo en las revistas de toda la vida

Las herramientas para la comunicación que tanto habíamos fantaseado van llegando poco a poco. Porque, ¿quién no ha imaginado abrir una revista y que los anuncios cobren vida? Pues vida, lo que es vida, aún no, pero vídeos si que se pueden mostrar.

El próximo 18 de septiembre, la revista americana Entertainment Weekly (en sus ediciones para Nueva York y Los Ángeles) incluirá entre la publicidad que muestren sus páginas un vídeo de nada menos que 40 minutos, con contenidos publicitarios de la cadena de televisión CBS y de Pepsi. El “video in print”, que así ha sido denominado, comienza al abrir la revista por la página en la que se ha insertado una pantalla del tamaño de la de un teléfono móvil, con su correspondiente electrónica y batería.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=fgJ6DA50thw]

El sistema está desarrollado por la empresa Americhip, que también lo ha implementado en otros soportes impresos como dossieres, que pueden conectarse a un ordenador para, por ejemplo, recargar la batería o añadir contenidos a través de un puerto USB.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=w7GErbdNRrE]

Opinión acerca del invento:

Lo bueno: Es evidente. Nuevos medios y más posibilidades para transmitir mensajes. Esto ya no es el futuro imaginado ni ciencia-ficción, es presente y una vía más para la creatividad publicitaria.

Lo regular: Aun desconociendo el coste de una acción publicitaria de este tipo, todos/as sabemos que de barato no va a tener nada, aunque, como en este caso, la duración y el formato permiten la inclusión de varios cortos de diferentes anunciantes que “pagarán a bote”.

Lo malo: Cuando aún tanta gente no ha asumido la necesidad de reciclar el papel, la revista en cuestión va ha esparcir miles de componentes electrónicos y lo que es peor, miles de baterías. Es posible que los centros de reciclado estén preparados para separar estos elementos de otros como grapas, y así darles un destino adecuado. Eso al menos esperamos. Y si no es así, deberían ir pensando algo. Con las revistas que acaban en la basura convencional, el tema está más difícil.

Volviendo al marketing, de lo que tampoco queda duda es de que, como casi siempre, el que da primero da dos veces, y que en este caso, cuando caiga por primera vez una revista de estas en manos de cualquiera, se quedará (nos quedaremos) a ver todo lo que le quieran mostrar. ¿No os parece?

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *