El C. C. Plaza Imperial abre sus puertas

Mañana, en Zaragoza, abre al público el centro comercial de Plaza Imperial, que ya inauguró en su día la zona dedicada a medianas superficies. Se vuelven a barajar cifras impresionantes hablando de sus casi cinco mil empleos estables, sus ciento ochenta tiendas, doce cines, más de trescientos millones de euros invertidos (a los que hay que sumar lo que inviertan las empresas que allí se instalen) y, así, cifras y cifras.

En un día en que recibimos la noticia del aumento del paro y del frenazo inversor, estas noticias dan un desahogo, pero mucha gente continúa con una duda: ¿Es capaz Zaragoza y su zona de influencia de albergar la oferta comercial que brota por doquier en los últimos tiempos? A los centros comerciales “de siempre” (Augusta, Carrefour del Actur, Gran Casa, los tres Alcampos…) se les unen ahora parques comerciales como Puerto Venecia, Aragonia o Plaza Imperial (y vienen más, como el proyectado en Valdespartera). Grandes, medianas y pequeñas superficies, pero eso sí, con muchos comercios, muchos cines, muchos restaurantes…

Todos estos complejos muestran una oferta parecida, aunque es cierto que cada uno de ellos aporta una novedad a la ciudad. Puerto Venecia nos trajo Ikea y con ella la “revolución”. Además ha sido el primer parque comercial en las afueras de la ciudad y la primera gran concentración de medianas superficies. Plaza Imperial, por ejemplo, cuenta en su oferta con enseñas como Autoplaza, que no solo es un concepto novedoso sino que, además, nace en Zaragoza para implantarse en otras ciudades. Y completa su oferta de ocio con gimnasios, cines 3D o retransmisiones de opera e incluso conciertos de U2.

Pero la duda sigue ahí. La ciudad ha crecido y los hábitos comerciales cambiado. ¿Tanto como para alimentar tantos centros, aun sumando la demanda de todo el área de gravitación? Existe además otro problema. Hay empresas que han de abrir medianas o pequeñas superficies en más de un centro sencillamente para que no lo haga la competencia en su lugar.

Se plantea otro sabroso desafío para el marketing y quienes a él nos dedicamos. Una competición interesante en la que participamos con gusto.

   

Comments are closed.